Publicidad

Fahrenheit 9/11, una de las películas más controvertidas y subversivas del año, es una investigación mordaz del realizador ganador del Premio de la Academia Michael Moore de las acciones ocurridas durante el mandato de Bush inmediatamente después de los trágicos eventos de septiembre 11. Con el humor que lo caracteriza y ese tenaz compromiso por revelar los hechos, Moore reflexiona con respecto a la presidencia de George W. Bush y a dónde nos ha llevado ésta. Analiza cómo y porqué, Bush y su gabinete evitaron darle seguimiento al vínculo que Arabia Saudita tenía con los eventos de septiembre 11, a pesar de que 15 de los 19 secuestradores eran sauditas y dinero saudí había financiado a la organización Al Qaeda. Fahrenheit 9/11 nos muestra a una nación que vive bajo un constante miedo por las alertas del FBI y bajo el engaño por aceptar una ley, la USA Patriotic Act, que infringe los derechos civiles básicos. Es bajo esta admósfera de confusión, sospecha y ansiedad que el Gobierno de Bush se involucra de manera precipitada hacia la guerra de Irak y Fahrenheit 9/11 nos lleva a las entrañas de esa guerra para contar historias que no hemos escuchado, ilustrando con ellos el horrible costo humano para los soldados estadounidenses y sus familias.

Publicidad